domingo, 17 de diciembre de 2017

Ñoquis


Ñoquis!!!

No os podéis imaginar las ganas que les tenía yo a este plato, era de esas recetas que cada vez que las comes dices esto lo tengo que hacer yo  pero que luego por h o por b nunca te decides a preparar.

A la peque le ha dado ahora por comer ñoquis y si por ella fuera los comería dos o tres veces por semana por eso una de las última veces que los comimos en casa me dije… el próximo Asaltablog que toque como tenga en su recetario ñoquis me lanzo de cabeza a por ellos.

Este mes no hay asaltablog como siempre perooo como somos unos choriceros de mucho cuidado y nos puede el mono en diciembre preparamos un amigo invisible en el que todos los que tenemos más o menos tiempo nos decidimos a asaltarnos unos a otros.

Mi AI de este año?


No dejéis de pinchar en el enlace para descubrirla, buenos si aún no la conocéis jejeje, cunando empecé a cotillear entre sus recetas en 10 minutos ya tenía pilladas unas cuantas para preparar en casa, imaginaos la de recetas ricas que tiene en su blog…. Puffff lo mal que lo iba a pasar para luego seleccionar solo una de ellas.

Ya empezaba a agobiarme no sabiendo cual escoger cuando ante mi aparece su entrada de Ñoquis al pesto!!!!!

Ole! Hay estaban! Entre todos sus deliciosos dulces apareció esta receta salada!

Yo, como soy fiel a mis promesas y hago todo lo que cumplo ya sabéis lo que hice, no???

Pues sí! Enganché la receta, la metí en el saco y salí corriendo de su blog para llegar a casa cuanto antes y meterme en la cocina peroooo como en esto de robar ya somos una expertos… Solo decir Bea que no será solo esa receta la que eches de menos en falta en tu blog ya que mi saco se vino repletito juajuajuajuaaa jajajaja

Lo que no he respetado en la receta ha sido la salsa, en casa a mis dos amores les pongo esa salsita al pesto que tiene que estar buenísima y me los tengo que comer toditos yo sola, de grillos tienen bien poco los dos, que le vamos a hacer, ya me los prepararé yo al pesto alguna vez que ellos coman otra cosa.

Los preparamos con nata, salchichas y queso. Si una bomba calórica que tengo que reconocer que estaba buenísima, mi hija literalmente si la hubiese dejado hubiera lamido el plato jajaja como le gustarán tanto!

Y como hice doblete en cantidades…. Pués congelé la mitad para otra ocasión darnos un atracón.
No duraron mucho congelados ya que a la semana siguiente nos los estábamos comiendo con una salsa alemana  y unas chuletas.

Buenísimos en sus dos versiones, no aptas para dietas bajas en calorías…. Os dejo las fotos para que deis buena cuenta de ellos
 






Os cuento como los preparé?

Vamos apuntad!

Ingredientes:
1 kg de patatas
450g de harina (+ o – ya que depende de cada tipo de patata admitirá una cantidad diferente de harina
2 huevos L
Sal, nuez moscada y pimienta negra al gusto.

Pelamos las patatas las troceamos y las ponemos a cocer en abundante agua hirviendo salada.
Más o menos tardarán en cocerse unos 20 minutos.
Una vez cocidas, las escurrimos y las dejamos enfriar por completo.
Las machacamos con un tenedor, pasa purés o con lo que acostumbréis a utilizar para machacarlas. Le añadimos pimienta negra y nuez moscada, y si fuera necesario un poco más de sal.
Incorporamos los huevos enteros y mezclamos todo bien para integrar.
Empezamos a añadir harina  mezclando amasando hasta conseguir una masa compacta.
Tapamos y dejamos reposar unos 15 minutos.
Cortamos una porción y la estiramos haciendo un churrito con el grosor de un dedo (+ o-) cortamos el churrito en porciones de unos 2 cm.
Podemos dejarlos tal cual o darles la típica forma rallada de ñoquis que podemos conseguir con la tabla especial para formar ñoquis, con un tenedor, también los he visto preparar con la esterilla del sushi pero yo he optado a prepararlos con un rodillo rallado que tenía en casa y que me ha venido genial para formarlos.
Tenemos que enharinarlos bien y no apegotonarlos una vez cortados y formados o se nos pegarán unos a otros.
Una vez los tengamos listos los cocinaremos poniendo agua a hervir y cuando esté hirviendo los meteremos dentro por tandas, irán directos al fondo pero dentro de un minuto empezarán a subir y flotarán en el agua. En ese momento estarán listos y podremos pescarlos para pasarlos a un escurridor.

Y listos para prepararlos con la salsa que más nos guste!!!

Si como en mi caso hacéis ñoquis para un regimiento y tenerlos listos para otra ocasión una vez cortados los churritos y cortados en porciones de 2 cm los colocamos sin amontonarlos en una bandeja que nos quepa en el congelador y los congelamos. Pasadas unas horas, cuando ya estén congelados los pasamos a una bolsa hermética y los volvemos a meter en el congelador.

Quedarán perfectos una vez descongelados.

Bea mil gracias por incluir los ñoquis en tu recetario puedes asegurar que en casa les vamos a sacar buen provecho.

Encantada de haberte asaltado!

Mil besos a todos, nos vemos en la próxima entrada! Muuuuak

domingo, 26 de noviembre de 2017

Focaccia con tomates y tomillo





A los buenos días!

Último domingo de mes, ya sabéis que toca, verdad?

Pues sí!!! 

Entrada del Asaltablog! Yuuuuuiiii!

Este mes el blog afortunado ha sido ni más ni menos que el de Chary Serrano, si no la conocéis ya estáis tardando en visitar su blog. Escoger una receta ha sido muy muy muy difícil las recetas con las que Chary cuenta en su blog son muchiiisimas y a cada cual más apetecible.

En casa nos encantan las focaccias, tenemos la fea costumbre de comprarlas en el super, las preparamos rellenas de mil cosas y están para chuparse los dedos pero no sé por qué nunca me he decidido a prepáralas yo misma aun sabiendo que por muy mal que me salgan seguro que les dan mil vueltas a las prefabricadas del súper. 

Por eso al no saber que receta escoger de Chary Serrano y tomarme con su focaccia con cebolla negra no me lo pensé dos veces y me lancé a por ella.




Y menudo acierto!

No pienso comprar una focaccia precocinada en el súper ni de cachondeo. 

Está increíblemente buena, con una corteza crujiente y muy muy tierna por dentro.

 Es super fácil de preparar, además ni siquiera la he amasado. 

0 amasado.

Chary, la hizo con cebolla negra, yo, como no tengo ni sé dónde encontrarla, la he preparado con tomatitos y tomillo. 

También he modificado las cantidades de agua ya que las que indicaba, por lo menos con mi harina, no hubiese conseguido hacer la masa ya que la masa quedaba muy falta mucha de agua.

El amasado también lo he suprimido, como ya os he dicho 0 amasado, he optado por prepararla así, porque no tenía ni chispa de ganas de estar ahí amasando haciendo musculo, si, estaba un poco perra yo ayer jejeje

Quieres saber cómo la hice?

Apunta!



  Focaccia con tomates y tomillo

Ingredientes:
300 g de harina de fuerza
240ml de agua templada
1 cucharadita de sal
¼ de cucharadita de azúcar
15g de levadura fresca
2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
+ un chorrito bien generoso para engrasar la bandeja del horno

Para decorar:
Unas ramitas de tomillo
Tomatitos cherry
Sal gorda
Tres cucharadas de aceite
Dos cucharadas de agua

Añadimos al agua el azúcar, disolvemos removiendo con una cuchara y añadimos también la levadura y nuevamente con la cuchara deshacemos la levadura. Reservamos mientras preparamos los demás ingredientes.
Ponemos la harina en un bol, añadimos la sal y la removemos con la harina para repartirla un poco. Añadimos el aceite y la mezcla de agua que teníamos reservada.
Con una cuchara removemos bien hasta integrar todos los ingredientes.
Tapamos el bol con film o con un paño y dejamos reposar unos 20 minutos en un lugar donde no haya corrientes de aire o dentro del horno.
Pasados los 20 minutos preparamos un bol con agua, nos mojamos las manos en ella y tenemos que plegar la masa como si de un pañuelo se tratara, cogemos de un lado, lo llevamos al centro, cogemos el lado contrario estiramos un poquito y al centro, repetimos con los otros dos lados. Dejamos de nuevo en el bol con los pliegues hacia abajo. Tapamos con el film y reservamos otros 20 minutos.
Después de estos 20 minutos volvemos a repetir la misma operación, y dejamos de nuevo otros 20 minutos reposando. He repetido esto mismo cuatro veces.
Veréis como con cada plegado cada 20 minutos la textura y elasticidad de la masa va cambiando.
Por último, untamos con un poco de aceite un bol bastante amplio colocamos en el la masa y la dejaremos levar tapada con film en el frigo al menos unas 4 horas o fuera de él como una hora y media o hasta que haya triplicado su volumen.
Precalentamos el horno a 250 grados solo calor abajo.
En un vaso ponemos el aceite junto con el agua y lo batimos para emulsionarlo con un tenedor. Reservamos.
Preparamos una bandeja con papel de horno y sobre este el chorrito de aceite, no seáis tacaños jejeje pincelamos todo el papel para repartir bien el aceite. Volcamos la masa sobre la bandeja y con los dedos mojados en aceite iremos presionando sin forzar la masa para extenderla por toda la bandeja.
Sobre ella colocaremos los tomatitos partidos por la mitad y el tomillo.
Ponemos por encima sal gorda al gusto y por último el aceite emulsionado que teníamos reservado.
Introducimos en el horno precalentado, bajamos la temperatura a 225 grados y ponemos calor arriba y abajo.
Dejamos que suba y dore a nuestro gusto más o menos unos 25-30minutos.

Y lista!!



Podréis resistir la tentación y esperar al manes a que temple para hincarle el diente?



Y a vosotros con que relleno os gusta?

Agradezco sugerencia porque me da a mí que van a caer unas cuantas de estas por casa muy a menudo jejejeje

Pd. No vuelvo a comprar una focaccia!

Espero que os haya gustado.

Nos vemos en la próxima entrada!

Mil besos a todos, muuuuuak
 


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...