jueves, 10 de noviembre de 2016

Whoopies de chocolate y té verde





Cuentan por ahí que los whoopies fueron inventados por las mujeres Amish. Se los ponían a sus maridos agricultores en las fiambreras quienes al verlos gritaban ¡Woopie! contentísimos de que sus mujeres les endulzaran el día con esos pequeños pastelitos. Se cree que los whoopies originales podrían estar hechos con sobras de masa de pastel, de esta manera podían dar salida a esta masa sin tirarla a la basura.

Son unos dulces estadounidenses que podrían considerarse tanto como un pastel como una galleta ya que en apariencia parecen dos galletas unidas por la crema.

Hoy en día hay infinidad de recetas de whoopies por lo que no has de esperar a que te sobre masa de algún pastel para poder darte un capricho u homenaje con ellos.




Estos que yo te presento hoy son de chocolate con crema de té verde, pero no el té verde matcha color pistacho que venden molido y que es supercaro, no, me refiero al té verde que normalmente tomamos en infusión. Las hojas de té verde se recogen frescas y después de someterse a la torrefacción, se prensan, enrollan, trituran y finalmente se secan. Este té también es conocido por ser rico en antioxidantes y por ayudarte a perder peso (argumento en el que nos apoyaremos a la hora de repetir cuando nos los comamos jejeje)

Nos ponemos el delantal?

Ingredientes:

220g de harina
60g de cacao en polvo sin azúcar (no sirve el cacao de desayuno)
1 ½ cucharaditas de bicarbonato
¾ cucharadita de sal
115g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
200g de azúcar morena
1 huevo L
1 cucharadita de extracto de vainilla
245g de buttermilk (si no lo encuentras, solo tienes que añadirle una cucharada grande a 245g de leche, remover y dejar reposar unos 5 minutos)

Para la crema:
165g de azúcar glass
2 cucharadas de té verde
1 cucharada de azúcar
85g de queso crema mascarpone
90g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
2 cucharadas de leche
Unas gotas de colorante verde (opcional)

Precalentamos el horno a 180 °.
Tamizamos juntos la harina, el cacao, el bicarbonato y la sal, reservamos.
Batimos la mantequilla y el azúcar moreno con una batidora a velocidad media hasta que quede muy cremosa.
Añadimos el huevo y el extracto de vainilla y mezclamos bien hasta incorporar. Incorporamos la mitad de la mezcla de harina, mezclamos de nuevo lo justo hasta incorporarla. Añadimos el buttermilk, mezclamos e incorporamos el resto de harina que batiremos lo justo hasta integrarla en la masa.
Ponemos la masa en una manga pastelera bien con una boquilla redonda que no sea demasiado grande o bien nos servimos de la misma manga al cortarla para formar los whoopies.
Ponemos una lámina de papel para hornear en la bandeja del horno y en ella vamos a ir formando círculos de masa de unos 3 cm procurando que queden lo más redondos posibles y que todos sean prácticamente del mismo tamaño.
Horneamos unos 12-15 minutos
Mientras se hornean y enfrían preparamos la crema, para ello, ponemos en un mortero el té junto con el azúcar y lo machacamos hasta hacerlo polvo, los cristales de azúcar nos ayudarán a romperlo. Pasamos por un colador y desechamos lo que no pueda pasar por él.
Ponemos la leche en un vaso junto con una cucharada de té verde y lo hacemos hervir en el microondas, dejamos reposar unos minutos y colamos para desechar el té, nos quedamos solo con la leche.
Ponemos en el bol de la batidora la mantequilla junto con el azúcar glas y el té que hemos machacado, batimos hasta conseguir que quede cremosa, añadimos el queso  y la infusión que hemos preparado, un par de gotas de colorante verde y volvemos a batir hasta conseguir una crema suave. Ponemos la crema en una manga.
Montamos los whoopies poniendo crema sobre uno de ellos y tapándolo con otro.

Notas:
Con estas cantidades salen mucha cantidad de whoopies, si no deseas tantos puedes congelar la mitad de la masa para otra ocasión. Lo mismo sucede con la crema, puedes dividirla en dos para congelarla y tenerla lista para cuando tú quieras.
Al llevar queso en la crema, estos whoopies te aguantarán como mucho unos tres días por lo que si no los has consumido el primer día te recomiendo que los conserves en el frigorífico.
El colorante es opcional, como veis yo le he puesto apenas un par de gotas para darle un toque de verde a la crema ya que si no quedaría muy pálida, pero puedes perfectamente prescindir de ella.
Puedes conseguir unas galletas buenísimas si horneas dos veces los bizcochitos, es decir, horneas normal con la masa cruda unos 12-15 minutos, sacas del horno para dejar enfriar y los vuelves a hornear otros 10 minutos para conseguir unas ricas galletas crujientes. Estas no las rellenes con la crema.


 
Y esta es la entrada de hoy!

Whoopie!!!!

Espero que os hayan gustado y os animéis a prepararlos en casa. 

Si tienes cualquier duda o simplemente quieres decirme Hola! no dudes en dejar tu comentario.

Mil besos a todos! Nos vemos en la próxima entrada!Muuuuak

3 comentarios:

  1. Hola guapa!!
    Siempre tuve muchas ganas de hacer whoopies, desde la primera vez que los vi. Y debí de apuntar la receta y quedó olvidada. Ahora que veo los tuyos, me apetece hacerlos de nuevo. Se ven tan ricos y tan "de bocado", como yo digo que, seguro que empiezas por uno y no paras!
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  2. Receta guardada, tienen una pinta estupenda.
    Bss.

    ResponderEliminar
  3. Hola guapa,no puedo ver estas cosas antes de cenar... que hambre!! y te lo has trabajado mucho, con todos esos detalles,muchas gracias por el post, me suscribo y me quedo a leerte un poco más y te invito a pasarte por mi blog, me haría mucha ilusión verte por allí!! Muchos bss

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...