domingo, 30 de abril de 2017

Huevos Benedictinos, #Asaltablog





Ya está aquí, ya llegó….un mes más el asaltablog!!! 

Y este mes el blog al que le hemos dejado la cocina patas arriba es…..



Decir que tiene infinidad de recetas es quedarse corto, este mes ha costado telita elegir solo una para presentárosla hoy.

Suelo elegir la receta dependiendo del tiempo que tenga, este mes no es que fuese muy sobrada pero contaba con el tiempo suficiente para complicarme un poquito la vida. Y diréis “ualaaa, pero si tampoco es para tanto la complejidad de la receta que ha escogido!” , pues si, para mí sí. 

Los huevos  benedictinos es una receta a la que siempre he tenido mucho respeto, por un lado están los huevos poché o huevos escalfados (echar un huevo en agua prácticamente hirviendo?, no sé, me daba miedo terminar con una sopa de huevo… y mira que los he visto hacer mil veces pero, no es lo mismo cuando los haces tú) y por otro lado la salsa holandesa, una salsa suave y cremosa... (ahhhhg Susto!!!)

Pues bien, una vez leída y releída la receta me puse al lio con los huevos termómetro en mano y oye, tengo que reconocer que tampoco era para tanto jejeje o quizás suerte de principiante? Jejeje el caso es que controlando la temperatura del agua, tiempo de reloj y poco más conseguí unos huevos poché la mar de aceptables! 

Otro cantar fue la salsa holandesa, leí y releí la receta y con el subidón tras conseguir un más que aprobado en los huevos, con el ánimo subido preparé todos los ingredientes para la salsa pero me descuidé un segundo y zaska! Yemas cuajadas! (Noooo joooo, bueno venga, va, vamos a intentarlo de nuevo) y siiii! En segundo intento teniendo mucho muchísimo cuidado con la temperatura salió perfecta!!! 






Oye y que bien que te sientes cuando consigues hacer algo a lo que le tenías tanto respeto jejeje, ni os cuento como estuvieron los huevos, creo que nunca me he comido unos huevos tan a gustito jajaja

Como bien nos indica Pilar en su blog, los huevos benedictinos  suelen comerse con muffins ingleses, unos panecitos cocidos en sartén y tostados para comerlos con los huevos. Pues bien, puestos a complicarnos la vida, porque no preparamos también unos muffins y ya hacemos un plato redondo? 

Tenía pensado preparar una entrada para los muffins este jueves pasado pero al final se me echó el tiempo encima y no pude por lo que la dejo programada para el jueves que viene y así veis como los preparé. 

Nos ponemos con la receta?

Venga que no es tan difícil!

Ingredientes:
Para 4 raciones

Para la salsa holandesa:
1 yema de huevo
1 cucharada de vinagre (o zumo de limón)
1 cucharadita de agua fría
50g de mantequilla sin sal
Sal
Para los huevos poché:
4 huevos
Una cucharada de vinagre
Una pizca de sal
Para preparar los huevos benedictinos:
Además de los huevos poché y la salsa holandesa necesitaremos
                Muffins ingleses
                Jamón asado a la leña
                Sal y pimienta recién molida

-Empezamos preparando la salsa holandesa, para ello ponemos un cazo con un poco de agua a fuego bajo.
Derretimos la mantequilla hasta que esté liquida y reservamos.
En un bol que podamos poner al baño maría ponemos la yema, el vinagre, la cucharadita de agua fría y una pizca de sal. Con unas varillas batimos bien para mezclar todos los ingredientes enérgicamente hasta que casi haya doblado su volumen.
Ponemos el bol de la yema sobre el cazo pero cuidando que no toque el agua, apagamos el fuego y batimos con las varillas hasta que la mezcla empiece a espesar, sin dejar de batir incorporamos la mantequilla en forma de hilo, seguimos batiendo hasta que la mezcla emulsione y obtenga una consistencia suave y cremosa.
Tapar con papel film para mantenerla templada.
-Para preparar los huevos poché pondremos una cacerola al fuego con abundante agua, una cucharada de vinagre y una pizca de sal. El agua no debe hervir, si disponemos de un termómetro vigilaremos que la temperatura no sobrepase los 80 grados.
Una vez alcanzada la temperatura cascamos el huevo dentro del agua y lo dejamos cocer unos 3 minutos, lo retiramos con una espumadera y lo pasamos a un plato con papel absorbente. Repetimos el proceso con los otros tres huevos.
-Preparamos los huevos benedictinos, para ello abrimos un muffins por la mitad y lo tostamos en una sartén o tostadora. En una de las tapas colocamos unas lonchas de jamón asado y sobre este uno de los huevos, salpimentamos al gusto y ponemos un poco de salsa holandesa por encima y la tapita del pan a un lado.

Notas:
Ten mucho cuidado con la temperatura del agua al hacer la salsa para que no te cuaje la yema, si es necesario retira el bol del cazo mientras lo emulsionas.
Si la salsa queda muy espesa puedes aligerarla con una cucharadita de agua.
También podemos añadir a la salsa un poco de cayena molida.
Para hacer los huevos poché, los huevos han de ser lo más frescos posible.



Buenos, no, lo siguiente!!

Normalmente estos huevos se preparan para un desayuno tardío pero mi costillo y yo nos preparamos una cena de lujo con ellos y os aseguro que volveremos a repetir a no tardar mucho jejeje
Pilar muchísimas gracias por dejarnos entrar en tu cocina.

Os dejo aquí el enlace a su blog que no os lo he dejado arriba, no os lo perdáis, encontrareis recetas muy interesantes!

Mil besos a todos!

Nos vemos el jueves que viene con la entrada de los muffins ingleses!

Te los vas a perder???

Muuuak!!!
 

jueves, 13 de abril de 2017

Arroz con leche con castañas pilongas




Jueves Santo

No podía dejar de publicar el postre estrella en  casa para estas fiestas.

Arroz con leche con castañas pilongas.

Nunca en mis 38 años (pufff 38!!!! 38 ya!!! Jajaja madre mía) ha faltado en casa en semana Santa una buena fuente de arroz con leche con castañas bien cremosito. Siempre nos peleábamos y nos peleamos por las castañas jajaja. 

Un postre que me trae muchos, muchísimos recuerdos. De pequeña íbamos todos a comer en viernes Santo a casa de mi abuela bacalao rebozado, empanadillas, ensaladilla rusa, huevos rellenos, filetes empanados, torrijas, una buena fuente de arrozduz, el cual le encantaba a mi abuelo, natillas con galletas y como no, un par de fuentes de arroz con leche con castañas. El trajín en la minúscula cocina preparando todos los platos, la mesa del salón llena de platos terminados esperando a que los comensales llegasen para ser devorados, todos los primos correteando por los pasillos, jugando, tramando diabluras, los mayores regañándonos…



Por eso no podía dejar de publicar esta receta, la verdad es que no sé cómo no lo he hecho antes.

Ingredientes:
1 l. de leche entera
125g de arroz redondo
150g de azúcar
Canela en rama
Canela en polvo
Cascara de limón
Cascara de naranja
200g de castañas pilongas

Ponemos en un cazo agua a hervir junto con las castañas, un trocito de cascara de limón y naranja. Dejamos cociendo hasta que se ablanden.
Mientras ponemos una cacerola alta al fuego con la leche, una rama de canela, la corteza de limón y de naranja y llevamos a ebullición, añadimos el arroz dejamos cocer unos diez minutos bajando la temperatura a medio fuego, añadimos el azúcar y las castañas, dejamos que cueza removiendo muy a menudo y teniendo cuidado que no se salga la leche. Cuando el arroz esté prácticamente cocido apartamos la cacerola del fuego ya que terminará de cocerse mientras se enfría.
Servimos en cuencos individuales o como hacemos en casa en una gran fuente.
Espolvoreamos canela molida por encima y decoramos con unas ramas de canela.
Deja al menos que temple para meter la cuchara jajaja. O mejor espera a que enfríe por completo ya que aún estará más rico cuando haya enfriado.

Nota: puedes añadir más cantidad de leche si te gusta más caldosito.


 
Puede un postre aumentar su sabor por el cariño que se le tenga? 

Yo creo que sí

Feliz Semana Santa!

Un beso a todos, nos vemos en la próxima entrada! Muuuuak 



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...